Tras numerosos estudios se ha comprobado que sí es perjudicial. El andador (el “tacatá") no ayuda al niño a aprender a caminar sino que sucede lo contrario: retrasa el aprendizaje, sobre todo si lo dejamos en él tiempo prolongado. Es muy importante que bebé aprenda a...