Fisioterapia y Osteopatía durante el embarazo en Colmenar Viejo

¿Qué es la fisioterapia del suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Cuando los músculos del suelo pélvico están débiles, demasiado tensos o han sufrido alguna lesión (desgarro, episiotomía) puede alterarse el funcionamiento de los órganos pélvicos, y por tanto causar pérdidas de orina, prolapsos o problemas durante las relaciones sexuales.

Gracias a la fisioterapia pelviperineal o fisioterapia del suelo pélvico se pueden prevenir y tratar dichas disfunciones, ayuda a preparar la musculatura para dar a luz y su recuperación tras el parto.

Está indicada para los siguientes casos:

  • Embarazo: Tonifica y flexibiliza el suelo pélvico y lo prepara para el
  • Postparto: Revisa y trata las cicatrices (episotomía, cesárea) y fortalece la musculatura para evitar pérdidas de orina o prolapsos (de útero, vejiga o recto).
  • Disfunciones sexuales: Como vaginismo, molestias en las relaciones sexuales o cicatrices dolorosas.
  • Incontinencia urinaria.

En la primera consulta se realizará una valoración y diagnóstico de fisioterapia, junto con la puesta en marcha de un plan de tratamiento personalizado para cada paciente.

Entre las técnicas de fisioterapia en esta rama encontramos:

Terapia manual:

Masaje perineal, estiramiento y movilizaciones son técnicas que permiten devolver el equilibrio muscular, articular, osteoligamentoso y a nivel del tejido conjuntivo.

Hipertermia (Radiofrecuencia):

Son equipos generadores de alta frecuencia totalmente regulables que se aplican a tejidos del organismo humano produciendo un aumento de temperatura interna(endotermia), mejorando el flujo arterial y aumentando el aporte de sustancias nutritivas y de oxigeno mejorando el flujo venoso-linfático.

Biofeedback (PFX):

La retroinformación procedente de distintas partes de nuestro cuerpo, en este caso de la musculatura perineal y/o abdominal, permitiéndonos sintonizar con esta musculatura y aprender a controlarla bajo un previo aprendizaje. Facilita la toma de conciencia perineal y la tonificación de los músculos pélvicos. Todo para aprender a evitar una acción perjudicial de la musculatura a nivel perineal y poder gestionar correctamente las presiones abdomino perineales.

Gimnasia abdominal hipopresiva:

Es un conjunto de ejercicios para tonificar la cintura abdominal sin generar un aumento de presión a nivel perineal. Además está técnica permite potenciar los músculos del suelo pélvico de manera refleja con lo que ayuda a mejorar la incontinencia urinaria de esfuerzo, previene el descenso de órganos pélvicos o evita su progresión, mejora el tránsito intestinal, fortalece los músculos posturales. Es un método que ayuda a una reprogramación postural global.

Fisioterapia y osteopatía embarazo en Colmenar Viejo

Fisioterapia y Osteopatía Paloma Mora 

Cualquier duda sobre nuestro servicio de fisioterapia y osteopatía para embarazadas

NO LO DUDES, llámanos al 918 465 032 

o rellene el FORMULARIO

TRATAMIENTOS EN EMBARAZADAS EN EMBARAZADAS Y POSTPARTO

Concretamente, durante el embarazo, la mujer experimenta multitud de cambios físicos que no sólo se centran en el aumento de tamaño de su barriga. Su columna, sus caderas, sus articulaciones, su musculatura y sus vísceras se irán adaptando para acoger en su interior al bebé y dar a luz posteriormente.

Todos estos cambios le provocarán a la futura mamá muchas molestias y dolores.

Veamos cuáles son esas modificaciones que sufre la embarazada en su cuerpo:

  • Las caderas se ensanchan gracias a la hormona relaxina: ésta ablanda la sínfisis del púbis y se aumenta el espacio para el paso del bebé en el parto.
  • Es habitual que esta separación provoque dolor y molestias al caminar, al bajar o subir escaleras, al separar las piernas, en la zona lumbar y a nivel de suelo pélvico y cara anterior de las extremidades inferiores.
  • Por otro lado, los cambios producidos a nivel del pecho por su crecimiento y por el propio bebé también le causarán dolores de espalda y/o ciática.

Gracias a los tratamientos de fisioterapia y osteopatía podrá minimizar los dolores normales del proceso, podrá compensar los cambios en su cuerpo y le preparará para el parto.

A nivel de fisioterapia, mediante terapia manual, electroterapia, técnicas suaves, estiramientos y consejos sobre higiene postural conseguirá aliviar en gran medida estos dolores. También se trabajará con fisioterapia del suelo pélvico para que tenga mejor soporte durante y posterior al embarazo y una pronta recuperación.

Con osteopatía se liberarán las fijaciones típicas que suceden en el embarazo: el osteópata trabajará principalmente a nivel de la pelvis y columna haciendo hincapié en las zonas de cambio de curvaturas (charnelas).

En las semanas 34-36 es muy importante hacer este tipo de tratamiento para liberar la pelvis y así facilitar el parto, pudiendo ser menos doloroso para la mujer y menos traumático para el bebé.

Se pautarán también ejercicios para el mantenimiento óptimo del tono de los abdominales y el suelo pélvico y así, evitar la hipermovilidad de la cintura pélvica. Un buen tono muscular del suelo pélvico podrá evitar desgarros a la mujer durante el parto.

Practicar Pilates o yoga, acudir a las clases de preparto, estirar cada día, caminar y nadar, también son buenos complementos para estar en forma.

Osteopatía y Fisioterapia durante el embarazo

Gracias a los tratamientos de fisioterapia y osteopatía podrá minimizar los dolores normales del proceso, podrá compensar los cambios en su cuerpo y le preparará para el parto.

A nivel de fisioterapia, mediante terapia manual, electroterapia, técnicas suaves, estiramientos y consejos sobre higiene postural conseguirá aliviar en gran medida estos dolores. También se trabajará con fisioterapia del suelo pélvico para que tenga mejor soporte durante y posterior al embarazo y una pronta recuperación.

Con osteopatía se liberarán las fijaciones típicas que suceden en el embarazo: el osteópata trabajará principalmente a nivel de la pelvis y columna haciendo hincapié en las zonas de cambio de curvaturas (charnelas).

En las semanas 34-36 es muy importante hacer este tipo de tratamiento para liberar la pelvis y así facilitar el parto, pudiendo ser menos doloroso para la mujer y menos traumático para el bebé.

Se pautarán también ejercicios para el mantenimiento óptimo del tono de los abdominales y el suelo pélvico y así, evitar la hipermovilidad de la cintura pélvica. Un buen tono muscular del suelo pélvico podrá evitar desgarros a la mujer durante el parto.

Practicar Pilates o yoga, acudir a las clases de preparto, estirar cada día, caminar y nadar, también son buenos complementos para estar en forma.