Osteopatía para bebés: también muy útil para los más pequeños - Fisioterapia y Osteopatía Paloma Mora

Osteopatía para bebés: también muy útil para los más pequeños

La osteopatía está indicada para pacientes de cualquier edad, pero es especialmente adecuada para los niños y los recién nacidos. La dilatación y el parto son momentos potencialmente “traumáticos” para los bebés. Los pujos a los que se somete el pequeño durante el paso por el canal del parto tienden a comprimirle entre los huesos de la pélvis de la madre.

Sin embargo, si estas “distorsiones” no se corrigen solas, además de crear alteraciones craneales, a largo plazo tendrán lugar alteraciones en cualquier parte del organismo ya que la forma alterada del cráneo puede conducir a asimetrías en la boca, creando trastornos de succión y como consecuencia, influir en la erupción de los dientes, modificaciones en la forma de las arcadas dentarias.

Puede existir otitis y reducción de la audición debido a que oído interno está incluido en el hueso temporal del cráneo, dificultades en las vías respiratorias por problemas en las fosas nasales y lo más importante es que, debido a que la columna se conecta con la base del cráneo, cualquier asimetría a este nivel determinará una alteración de vértebras y a su vez alteraciones en la forma de la cadera por lo que podremos encontrar lesiones como escoliosis, lordosis, etc.

El osteópata puede intervenir con una tratamiento personalizado que incluye una serie de manipulaciones, dedicadas y eficaces, dirigidas a devolver el movimiento cráneo-sacral, es decir, la movilidad de los huesos del cráneo proporcionada por los cambio de presión y de volumen en el interior de los fluidos contenidos en el interior de la bóveda craneal (sangre y líquido cefalorraquídeo) y que repercute en toda la columna vertebral hasta llegar al hueso sacro; a su vez se aliviarán las tensiones musculares y viscerales ocasionadas.

Es importante que el tratamiento se efectúe lo antes posible.