¿Poner a mi bebé en un andador lo perjudica? - Fisioterapia y Osteopatía Paloma Mora

Tras numerosos estudios se ha comprobado que sí es perjudicial.

El andador (el “tacatá“) no ayuda al niño a aprender a caminar sino que sucede lo contrario: retrasa el aprendizaje, sobre todo si lo dejamos en él tiempo prolongado.

Es muy importante que bebé aprenda a gatear para que conecte sus hemisferios cerebrales y desarrolle el sistema vestibular y el sistema propioceptivo. Ambos sistemas permiten saber dónde están las partes del cuerpo de uno.

Como curiosidad, si te cuesta trabajo saber cuál es tu derecha o izquierda, o lo dudas mucho, dónde se ubica tu hígado o corazón es muy probable que no hayas gateado nada o lo suficiente para desarrollar éste sistema.

Por tanto, si ponemos al bebé en el andador, NO fomentamos este aprendizaje, el gateo, que posteriormente, según el desarrollo motor normal del niño, continuará con el paso a la bipestación y finalmente la marcha..

Además, el uso del andador favorece otros daños a nivel físico como por ejemplo, las piernas arqueadas (tibia vara), que fomentan un desarrollo óseo anormal.

Os dejamos un video explicativo